Reporte de mi observatorio de aves

7 de marzo de 2008
Escrito Por: José Báez Guerrero

He compartido con mis lectores mi extraña afición a la observación de aves. El asunto comenzó en la secundaria, cuando un grupo de amigos  formamos en el colegio un club cuyo propósito original fue ganar una apuesta: demostrar que podíamos participar en un “field-day” o kermesse y recaudar fondos con una idea aparentemente disparatada. Pero el antecedente era que, como hijo de cazador, desde niño disfrutaba identificando a los pájaros por su canto o su vuelo.

 Esta semana me sorprendió el arrullador canto de un rolón aliblanco a una inusual hora: ¡tres y media de la madrugada! Dado que en esta época están apareados o sacando pichones, quizás este rolón llamaba a su pareja… ¿Dónde habrá estado a esas horas ese rolón vagabundo? El rolón forma parejas monógamas, y macho y hembra secretan una “leche de buche” para alimentar sus pichones.

José Báez Guerrero

Abogado, escritor y periodista dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hogar cibernético de José Báez Guerrero.
Política de Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram