Marchanta por pintor Vinicio Castillo

Marchantes

28 de mayo de 2021
Escrito Por: José Báez Guerrero

Los marchantes o vendedores ambulantes de hace medio siglo eran cosa muy distinta a los de hoy. Mi abuela paterna me contó que cuando vinieron a vivir a la capital desde Santiago, donde su papá tenía una panadería y su suegro era médico y farmacéutico, pasaban frente a su casa por la calle Sánchez mujeres con canastas llenas de langostas vivas, más baratas que los pollos, que eran un lujo. 

Llegué a comprarles a los marchantes de camarones que los vendían hervidos en funditas marrones o casi vivos crudos. Otro inolvidable era el amolador que avisaba su paso con un pregón característico seguido por el soplido de una armónica. Las empleadas de casa estaban siempre atentas a uno cuya bicicleta de canasto parecía un colmado ambulante, con chancletas, telas, rolos, redecillas, brillantina y desodorantes y agua de Florida y muchísima mercancía fascinante para los niños que las veíamos alegremente regatear. 

Los que vendían bizcochos borrachos, helados, dulces o paquitos los conocíamos por nombre y fiaban. La delincuencia era distante y ajena. 

José Báez Guerrero

Abogado, escritor y periodista dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

One comment on “Marchantes”

  1. Hola José!
    Me encantó rememorar estas cosas. Mi mamá vivió muchos años en la Sánchez y me ha contado de esas vivencias!
    Recuerdo a los amoladores con sus armónicas y a los vendedores de borrachos, que por cierto no he vuelto a ver.
    Feliz fin de semana, cuídate, un abrazo!

Hogar cibernético de José Báez Guerrero.
Política de PrivacidadCondiciones y Reglas de Uso
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram