Mito fiscal

25 de junio de 2024
Por: José Báez Guerrero

Cada vez que hay asomo de reformas fiscales, resurge un mito con lo de la presión tributaria muy baja. Ciertamente el total recaudado, como porcentaje del PIB, luce bajo en comparación con países similares. Pero del total deben considerarse dos cosas.

Primero, cuál porcentaje de sus ingresos paga cada persona o empresa y cuáles servicios del Estado recibe a cambio. Segundo, cómo gasta el Gobierno esos ingresos, entre gasto corriente, inversiones o subsidiar las vergonzosas EDE.

Resulta entonces que la famosa baja presión fiscal es cierta como porcentaje de la economía, pero una premisa falaz para por sí sola justificar más impuestos sin redistribuir la carga ni mejorar el gasto. El aminoplismo de la clase media y los industriales tiene fundamento.

La curva de Laffer, que Jaime Aristy recordaba ayer, funcionó en Estados Unidos cuando subió Reagan en 1981. En 1980 tuve una larga conversación con Balaguer en Nueva York, que relato en mi reciente libro “Más es Usted”, en que me comentó que bajar altas tasas para aumentar las recaudaciones es difícil en países con mucha evasión, elusión y “loopholes” como exenciones y subsidios innecesarios. Balaguer luego aplicó parcialmente la reducción de tasas cuando volvió al poder.

José Báez Guerrero

Abogado, escritor y periodista dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hogar cibernético de José Báez Guerrero.
Política de PrivacidadCondiciones y Reglas de Uso
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram