Estilos

15 de julio de 2022
Por: José Báez Guerrero

Mao impuso la chaqueta china y Fidel su barba revolucionaria. Bukele explota la empatía de jóvenes con su cachucha con visera al revés mientras Zelenski ha popularizado las camisetas verde olivo. 

Los líderes políticos tienen cierta influencia en la moda, que es una poderosa herramienta para medir cuánto influyen dentro de su audiencia y sus pares. Por ejemplo, Luis Abinader ha creado una imagen de joven ejecutivo en jefe dejando de lado las corbatas. El exsíndico Roberto Salcedo, muy puntilloso con su atuendo, está relanzando su carrera política junto con su hijo, con buen manejo de redes, pero nadie quiere parecérseles. 

Quizás el más exitoso “trend-setter” criollo es David Collado, cuyos jeans con camisa y tennis blancos han devenido casi en uniforme para los demás jóvenes líderes del PRM, desde Paliza y la alcaldesa Carolina Mejía, hasta comunitarios del interior y ministros del gabinete. Querer parecerse a otro, aun inconscientemente, es un enorme elogio. En el caso de Collado, ninguno de los demás usó antes que él su combinación casual para el trabajo político.

José Báez Guerrero

Abogado, escritor y periodista dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hogar cibernético de José Báez Guerrero.
Política de PrivacidadCondiciones y Reglas de Uso
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram