Cara diplomacia 

28 de agosto de 2020
Escrito Por: José Báez Guerrero

Miguel Vargas Maldonado fue buen ministro de Relaciones Exteriores. Logró relaciones con China, presidimos el Consejo de Seguridad de la ONU, fuimos anfitriones de cónclaves regionales y cultivamos intercambios antes inexistentes, como en Medio Oriente. 

Pero su gestión administrativa, según el nuevo gobierno, fue pésima, pues continuó la tradición iniciada por Leonel Fernández de usar la nómina de la Cancillería para premiar o agradecer favores políticos. Así, pasamos la vergüenza de ser –pese a pobres y chiquitos— uno de los países con mayor delegación en la ONU, más cónsules en Estados Unidos que cualquier potencia, embajadores sin idea de la lengua del país donde radicaban, y así sucesivamente otros escándalos. 

El colmo fue pretender incluir como “de carrera” a embajadores “a la carrera” mientras, por citar sólo un caso, excluían de la lista al decano de nuestros embajadores, que lo ha sido desde 1963, sí es de carrera y sigue lúcido y activo, don Amaury Dargam. El nuevo canciller Álvarez luce empeñado en darle lustre a nuestra diplomacia. ¡Dios lo guíe! 

José Báez Guerrero

Abogado, escritor y periodista dominicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hogar cibernético de José Báez Guerrero.
Política de Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram